la capacidad 550

Por Peter Ford, Grupo de soluciones empresariales en Internet (IBSG) de Cisco®

 

Los gobiernos en todo el mundo comprenden la importancia de una infraestructura nacional de ICT y el papel que puede desempeñar en el desarrollo económico y social de un país.

Sin embargo, existe una tendencia significativa de la industria denominada Big Data o datos masivos que, en mi opinión, presenta una importante oportunidad para que los gobiernos presten servicios más enfocados a los ciudadanos y comercios.

Tres aspectos clave del Big Data ya están teniendo impacto en los gobiernos en todo el mundo:

  1. Volumen: cada interacción con una entidad gubernamental crea registros digitales, tráfico de red y requisitos de almacenamiento. Se espera que los índices de crecimiento anuales compuestos de datos globales comerciales y del consumidor aumenten en 36% y 22%, respectivamente entre 2010 y 2015.
  2. Velocidad: los datos se recopilan a velocidades cada vez más grandes. Un ejemplo de la nueva velocidad de datos es la transición del gobierno del Reino Unido a informes fiscales en tiempo real, en donde los empleadores envían información de ganancias e impuestos mensualmente en lugar de anualmente.
  3. Variedad: además de los documentos y formularios tradicionales, los gobiernos ahora deben enfrentar torrentes de datos menos estructurados como video de sistemas de seguridad y protección pública, junto con retroalimentación de los medios sociales. Los múltiples canales a través de los cuales las personas interactúan ahora con el gobierno también han creado un desafío.

No son los datos en sí los que crean oportunidades innovadoras para los gobiernos, sino el potencial del análisis y perspectiva con respecto a esta enorme cantidad de información en muchos formatos. Big Data puede permitir que los gobiernos reduzcan el tiempo de viaje diario para los ciudadanos al desarrollar análisis predictivos de flujo de tráfico y datos de tráfico reales que afectan la señal de tráfico en tiempo real. O quizá los gobiernos puedan ayudar con la rápida identificación y control de brotes de enfermedades, desde la gripe hasta las enfermedades infecciosas, hasta contaminantes alimenticios.

Un ejemplo es una aplicación en línea de una empresa de mapas geoespaciales que aplicaba un análisis de las tendencias, con el fin de ayudar al personal que responde ante las inundaciones en Australia a maximizar la importancia de los informes de medios sociales. Esta aplicación web muestra cómo la inteligencia social con base en la colaboración, proporcionada por Ushahidi, permite la integración de los datos sociales de emergencia al sistema de respuesta en casos de crisis de una manera significativa. La aplicación web australiana de inundaciones incluye la capacidad de alternar capas de OpenStreetMap, imágenes satelitales, topografía y la función de filtros por tipos de informes o por hora. Mediante la adición de datos sociales estructurados, la aplicación web proporciona un valioso conocimiento de las situaciones que va más allá de los informes estándar e incluye las ubicaciones de daños a la propiedad, carreteras afectadas, peligros, evacuaciones y cortes de energía.

Finalmente, una mejor comprensión de la manera en que los servicios públicos se consumen, asociados a los datos demográficos o de la población y también  lo que puede permitir un ecosistema de entrega de servicios más eficiente que reduce el desperdicio.

Quizá la mejor aplicación para la nube de un gobierno es la que habilita la revolución del Big Data.  Por su propia naturaleza, las exigencias computacionales y de almacenamiento de la mayoría de aplicaciones de datos masivos son volátiles y por eso se adaptan bien a una infraestructura en la nube, lo que permite que múltiples departamentos gubernamentales compartan una sola plataforma escalable para el análisis. Además, es esencial unir los datos en un formato común y en una sola vista para proporcionar el potencial máximo: una nube gubernamental puede desempeñar el papel de una “federación de datos” para el sector público. Finalmente el problema de la confiabilidad se puede administrar mediante la creación de una infraestructura de nube privada segura.

Mientras que la tendencia de Big Data puede parecer todo un desafío para algunos, la realidad es que ya hay ejemplos aislados de gobiernos que incorporan datos de múltiples fuentes para tomar decisiones sobre políticas. Sin embargo, la naturaleza “aislada” de estas soluciones las hace más costosas de crear y representan un desafío en cuanto al mantenimiento. Por consiguiente, los gobiernos tienen ahora la oportunidad ideal para incluir el tema sobre los datos masivos como el punto principal de sus discusiones sobre la nube gubernamental.

Manténgase al tanto de las próximas publicaciones de la serie de blogs “El papel de la nube” en los gobiernos locales o haga clic aquí para registrarse y reservar su copia de toda la compilación de la serie de blogs, incluida esta nota, así como una variedad de recursos de la nube, los cuales estarán disponibles en mayo.